ANTONIO JAVIER MOYA EN «LA PIZARRA»

ANTONIO JAVIER MOYA EN «LA PIZARRA»

Entrevista realizada por Javier López-Tello.

LA PIZARRA es la revista que la ASOCIACION DE ENTRENADORES DE BALONCESTO DE CASTILLA LA MANCHA publica regularmente. Una herramienta que ayuda a los entrenadores de nuestra comunidad autonómica a seguir con su formación.

En primer lugar destacar tu renovación en el equipo, y poder continuar en el club una temporada más. Antonio Javier Moya, más conocido como “Tito” Moya, la pasada campaña destacaste por ser el entrenador más joven de la LEB Plata y tras una temporada con buenos resultados aparece una renovación, nadie es profeta en su tierra, pero parece que tú rompes con el dicho.

Vamos a conocer un poco tu trayectoria hasta llegar al banquillo de LEB Plata de La Roda y conocerte personalmente. ¿Cómo y dónde comenzaste tu etapa de entrenador de baloncesto?

Pues como casi todo entrenador, comencé a compaginar mi trayectoria de entrenador con la de jugador cuando tenía 15-16 años, en la época que jugaba con el junior de La Roda. Diego un día se acercó a mí y me dijo «¿quieres ayudar en la Escuela?» y yo, lógicamente, le dije que sí. Empecé siendo segundo entrenador del equipo infantil masculino (generación 1993) con Jesús Ramón Huedo.

Nacido en La Roda y poder llegar al banquillo del primer equipo en la máxima categoría donde el club ha estado ¿Cuántos sacrificios hay detrás de todo esto?

Para mí es un orgullo. Primero lo pude defender como jugador y ahora como entrenador. Los sacrificios que hay detrás de todo esto, son muchas horas de dedicación al baloncesto, muchos kilómetros entre viajes y viajes y muchos momentos por y para el baloncesto. Vamos, el peaje que todo entrenador debe de pasar.

Has compartido banquillo con otros entrenadores viviendo como ayudante del primer equipo ¿Creías que podía llegar tu momento de ser el primer entrenador algún día?

Si, desde el primer momento que me involucro con el primer equipo de La Roda me lo dejan claro. La idea es que en algún momento yo pueda ser el primer entrenador del equipo. En todo ese tiempo, he intentado formarme al máximo para poder estar preparado en el momento que llegara. Por suerte he podido aprender de grandes profesionales del baloncesto. Debido a tu edad, donde parece que puede residir la experiencia en un banquillo ¿Viste como un gran abismo el ser el primer entrenador del equipo? Lógicamente, en el momento que te lo dicen empiezas a analizar todo lo que hay a tu alrededor y piensas si estás preparado o no. Para mí es un orgullo estar entrenando al equipo de mi pueblo pero también es una gran responsabilidad.

¿Cómo apareció la oportunidad de poder ser el primer entrenador hace dos temporadas?

Pues después de la temporada que se suspende por el COVID, Ginés Sáez, director deportivo del club se reúne conmigo para decirme que existe la posibilidad de que yo pueda ser el entrenador jefe del equipo. Como he dicho, para mí fue un orgullo pero también era una responsabilidad. Analizo todo, y finalmente acepto la propuesta por parte del club.

La Roda como equipo ha vivido muchos ascensos pero ¿qué momento recuerdas como más especial dentro del club?

Como bien dices, hemos tenido muchos buenos momentos en estos años, también hemos tenido malos. Para mí, hay varias fechas significativas en mi corta carrera, como son el ascenso de liga EBA a PLATA en Cazorla. También el día que nos clasificamos para la copa Presidente de LEB PLATA en Cambados. El día que conseguimos logar el pase para los play-offs o las victorias en la pista de Barcelona o Menorca. Sin embargo, el momento más especial fue la Final de copa de LEB PLATA, en Granada, jugando en un pabellón ACB ante 5000 personas donde 600 de ellos eran rodenses. Un pueblo volcado por su equipo. No se pudo lograr la victoria, pero la experiencia ahí queda.

La apuesta por la continuidad en el banquillo es algo difícil ¿Qué crees que es lo que más ha pesado para ello?

Principalmente, el aspecto deportivo. El año pasado pudimos lograr una buena temporada deportiva, salvando un año más la categoría. Además, pudimos jugar unos play-off por el ascenso. Además, teníamos claro que queríamos darle continuidad al proyecto y al equipo, y para conseguirlo teníamos que renovar el máximo. Desde el club, siempre he sentido esa confianza para poder trabajar y eso al final se nota.

Una palabra que creo que me define es la EXIGENCIA. Eso es lo que me pido a mí y a mi staff técnico y es lo que exijo a mi equipo. Exigencia para ser lo mejor posible. En el plano deportivo, me gusta que mis jugadores sean creativos y tengas su espacio para poder hacerlo. Dejo bastante libertad en el aspecto ofensivo siempre dentro de unas reglas. Los jugadores son los protagonistas. En defensa, soy más rígido. Intento tener detalladas las situaciones y que mi equipo así lo tenga. Tenemos que defender bien para poder atacar bien.

¿De qué compañeros entrenadores has aprendido más? ¿Compañeros en el banquillo o rivales de todos se puede aprender?

Como he mencionado anteriormente, he tenido la suerte de trabajar con grandes profesionales en La Roda. De Alejandro González, pude aprender la gestión del equipo. De Eduardo Clavero, la gestión para la mejora individual del jugador y de Sergio Vicente, la profesionalización del equipo. Solo menciono de los cuales he sido segundo entrenador en LEB PLATA. Como rivales, pues aprendes de todo. El nivel de los entrenadores es altísimo. Si te fijas, en LEB PLATA hay nombres como Diego Ocampo, Gustavo Aranzana, Javier Zamora,… Pero si me fijo en un entrenador es DANIEL MIRET, entrenador del CB PRAT. Disfruto viendo al equipo ya que hace un baloncesto muy atractivo.

Entrenador de baloncesto manchego, ¿está nuestra comunidad en su mejor momento a nivel baloncestístico?

Si hablamos de categorías nacionales, te diría que sí. Tenemos suerte de tener la situación que tenemos. El CB ALMANSA, con Rubén Perelló (que me parece brutal lo que está haciendo) en LEB ORO. Después, el CB VILLARROBLEDO, con “Junior” o el ALBACETE BASKET con David, y no me quiero olvidar de dos entrenadores como Alejandro González “Chino” y Alfredo Gálvez. Estar año tras año en estos niveles es muy difícil y lo estamos consiguiendo. Además, si bajas un escalón, te encuentras al CB TOBARRA, CB SOCUELLAMOS y GUADALAJARA BASKET en liga EBA.

Y a nivel de entrenadores, has estado y te has enfrentado a algunos de los entrenadores manchegos más exitosos ¿Cómo ves el nivel de entrenadores actualmente en La Mancha?

Sinceramente, creo que el nivel de entrenador es alto. Como he mencionado antes, la lista de entrenadores es larga y buena. Y es otra de las cosas que debemos de aprovechar para nuestra formación como entrenadores. Equipos de alto nivel requiere staff técnico de alto nivel y por eso creo que es una bendición para nuestro baloncesto manchego.

Nuestra región cosecha éxitos a nivel de selecciones en los últimos Campeonatos de España, los clubes que la representan en los Campeonatos consiguen mejores clasificaciones. ¿Qué significa esto para un entrenador manchego?

Para un entrenador manchego que también ha podido defender las selecciones es una felicidad ver como el trabajo lleva a conseguir los frutos. Creo que vamos por el buen camino de poder subir el nivel baloncestístico de la región. En mi opinión, las selecciones solo son la punta del iceberg. Debemos trabajar desde abajo (entrenamientos diarios, partidos, competiciones, …) para que los jugadores lleguen mejor preparados a representarnos en los campeonatos. En eso creo que estamos mejorando, creando los circuitos benjamines, la liga de minibasket, la liga regional femenina. Necesitamos estas creaciones para poder competir mejor y que el jugador tenga una mayor proyección.

¿Podemos decir que el baloncesto Base de La Mancha puede ser una apuesta fiable en el futuro?

Eso espero. Espero que podamos decir en un plazo corto-medio que el baloncesto manchego es fiable. Y fiable no quiere decir que ganemos campeonatos o partidos. Debemos de mirar más allá de los resultados.

Para mí, mejorar es que los jóvenes puedan entrenar en las mejores condiciones. Que puedan competir en condiciones óptimas y reales (y no partidos a reloj corrido). Que los jugadores no tengan que salir de sus clubs orígenes para poder competir.

Como entrenador profesional de elite ¿Se adapta el entrenador a los jugadores o los jugadores al entrenador?

Desde mi modo de ver, debe de ser algo mutuo. Los jugadores se deben de adaptar a las nuevas circunstancias que hay en el club y equipo. Y nosotros como entrenadores, debemos adaptarnos a ellos, pero siempre dentro de unos mínimos.

Los grupos humanos de equipos que has dirigido seguro han sido muy diferentes, ¿Cuáles son las premisas o condicionantes para que un grupo humano funcione bien como equipo de baloncesto?

Siempre tengo una premisa básica: “NADIE ESTA POR ENCIMA DEL EQUIPO”. Es algo que hablo desde el primer día y lo dejo bien claro. Si alguien no capta ese mensaje, no está en el sitio adecuado. Como he dicho, siempre tengo unas reglas, que nadie del equipo (staff, jugadores, …) se pueden saltar. A partir de ahí, debemos adaptarnos a los jugadores. No es lo mismo tener un grupo de jugadores de 20 años que de 34 años.

¿En tus equipos existen roles predefinidos para que los jugadores sepan su papel?

No, no creo que los roles predefinidos. Creo que el jugador debe de tener esa capacidad para poder ganarse su espacio dentro del equipo. Lo peor que puedes hacer como entrenador es engañar a un jugador, con el paso del tiempo eso se volverá en tu contra. El trabajo diario es importante y el trabajo en el partido también es muy importante. No siempre se tiene un buen día y no siempre se tiene un buen día. ¿Si un jugador “suplente” tiene un buen día, tengo que sentarlo por los roles?

En el deporte de elite ¿Premia el ganar, el formar, o ambas cosas son compatibles?

En el deporte de élite vale el ganar. Es jodido, pero es así. Sin embargo, nosotros en el club debido a nuestra filosofía y capacidades buscamos un tipo de jugador concreto y con ese tipo de jugador debemos de ayudarle a formarse y que siga trabajando. Como equipo, nosotros tenemos que ayudarles a que puedan dar un salto de calidad en 1-2 temporadas. Este año, por ejemplo, Mark Hughes ha podido dar el salto a LEB ORO. Espero que el año que viene, algún jugador nuestro lo vuelva a dar.

¿Cómo ves tú como entrenador el baloncesto, un deporte sistematizado o das libertad al juego de tus jugadores?

Dentro de mi filosofía, creo en la creatividad y el talento del jugador, pero para eso necesitan un espacio y una libertad para poder demostrarlo. Me gusta el jugador que piensa, que es capaz de ver lo que pasa dentro de la pista antes que el rival.

¿Está todo inventado en nuestro deporte o siguen apareciendo sistemas y variantes en el juego?

Creo que el baloncesto como en cualquier otro deporte, no todo está inventado. El deporte está en continuo cambio (cambio de pista, reglas,..) y el entrenador y el equipo se deben de adaptar. Si tú ves una liga, ves un equipo que juega con dos pívot de más de 2,10, otros que juegan con sin pívot, “small ball”. El baloncesto tiende a ser un deporte rápido, de ataques de pocos segundos pero lo mismo en un plazo de 5-10 años volvemos a jugar a andar y tirar en los últimos 3 segundos.

Mirando en entrenadores al máximo nivel ¿Quién son los que más te gusta ojear e indagar en sus sistemas o formas de dirigir sus equipos?

Pues me gusta mucho ver la ACB y sobre todo la EUROLIGA. El nivel táctico que se ve en los partidos es altísimo. Me gusta mucho Pablo Laso, debido a su estilo de juego tan marcado. También me gusta mucho las situaciones después de tiempo muerto de Sarunas Jasikevicius. Además, hay grandísimos entrenadores como Zeljko Obradovic, Ettore Messina,…

Has formado parte de muchos equipos, pero si tuvieras que destacar algún jugador: ¿El mejor jugador técnicamente que has entrenado?

Álvaro Sanz, para mí es un gustazo trabajar con él.

¿Un jugador joven qué pudiste ver con muchísima progresión y ha llegado alto?

Mark Hughes, desde el primer día vi que era un jugador diferente.

¿Un jugador que destacase por su calidad humana y fuera muy útil para el equipo?

Aquí tengo varios candidatos. No puedo elegir, pero dejo algún nombre. Billy McDonald, Norman Rey, Carlos Noguerol y Gregorio Adón.

También has formado parte del baloncesto de cantera/formación ¿Qué diferencias existen entre este baloncesto y la élite?

Principalmente, como hemos hablado en la entrevista, el nivel ahora mismo está muy lejos. Con suerte, los entrenadores nos encontramos un jugador que nos pueda ayudar a entrenar diariamente. El jugador de elite vive por y para el baloncesto. Tiene entrenamientos colectivos, entrenamientos individuales, gimnasio, … En el baloncesto de cantera nos encontramos de todo tipo, gente que le gusta, por ocio, por obligación ,.. Creo que poco a poco esto va cambiando y es el propio jugador de cantera el que pide entrenar más, el que trabaja en verano para mejorar, …

¿Qué cualidades crees que debe tener un entrenador de baloncesto para estar cerca de encontrar el éxito?

Debe de ser EXIGENTE en su trabajo y también debe de ser muy AUTOCRITICO, y en este papel es muy importante la figura del staff técnico y de rodearte de los mejores. Los segundos entrenadores están para dar otra visión y dar errores del primer entrenador (decir lo que no quiere escuchar).

Finalmente agradecerte tu tiempo, desearte la mejor de las suertes en tu temporada y carrera y dejarte estas líneas finales para añadir cualquier apunte que se nos haya quedado en el tintero.

Muchas gracias a vosotros por la invitación y este tiempo. Deseares la mayor de las suertes con estos proyectos, que también son las cosas que hacen crecer al baloncesto manchego.

Y desde aquí, animar a los entrenadores a seguir formándose para dar la mejor formación a nuestro jugador. “Todo el mundo debe de ser el mejor profesional de su equipo!”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *