LA OCTAVA NO SE HIZO DE ROGAR, PERO NOS OBLIGÓ A DAR LO MEJOR

LA OCTAVA NO SE HIZO DE ROGAR, PERO NOS OBLIGÓ A DAR LO MEJOR

Tras el partido ganado en Menorca en la última jornada todos estábamos de subidón. Esa victoria nos daba la razón a los muchos que pensamos que nuestro equipo está bien, muy bien, y es que parece que las piezas van encajando todavía más, a pesar de la derrota ante el CB Cornellá, que todavía escuece cuando se recuerda.

Hoy había expectación por ver las prestaciones de nuestro equipo. El Juan José Lozano Jareño volvía a vestirse de gala con la presencia de su querida afición, deseosa por animar a los suyos. Y estos han dado lo mejor de si mismos en contraprestación. Y que esta mañana hemos vuelto a ver un equipo concentrado, generoso en su esfuerzo y luchador, no dando un balón por perdido y una afición animosa en todo momento, con la FURIA a los mandos. Todo eso hacía falta para doblegar a un buen CB Gran Canaria, un equipo joven, pero con talento de sobra para amargar a cualquiera. No obstante, ya lleva en su buchaca diez victorias, quien las pillara.

El partido empezó bien para nuestros intereses. La defensa funcionaba, cortocircuitando el ataque insular, y el juego en ataque era vistoso, alegre. La mañana se presentaba bonita y pronto llegó el primer tiempo muerto visitante, 12-4 para los nuestros en poco más de cinco minutos de juego. Había que reparar la avería, debió pensar el entrenador visitante.

Pareció entonarse el cuadro claretiano, pero nuestra defensa seguía siendo rocosa. El primer periodo termino con un 17-11. Buen resultado parcial, aunque el rival ya asomaba a las puertas.

Un mate estratosférico del visitante Adrián del Cerro tras una pérdida local trajo los nervios al Lozano. Tiempo muerto de Antonio Javier Moya y la diferencia empezó a establecerse en diez puntos. Nuestra defensa seguía marcando el camino. Al descanso 36-29.

Tras la reanudación, casi nueve minutos de pico y pala le costó al Gran Canaria empezar a rebajar la diferencia a tres puntos, que quedaría en cinco al finalizar el tercer periodo. 48-43.

Llegó el empate a 48 tras la reanudación. Lo canarios también saben defender. Los nervios estaban en la grada, pero no en la pista. Nuestro FGLR siguió con su defensa bien plantada y con el transcurrir de los minutos se llegó de nuevo a la diferencia de diez puntos. El FGLR supo manejar el final de partido y es que apareció la veteranía de nuestros jugadores. Un último tiempo muerto canario a falta de dos minutos no dio el resultado apetecido por su técnico y la victoria, la octava, se quedó en casa con un resultado de 71-61.

El equipo se mereció esta victoria que nos da tranquilidad. Cuidado, toda la tranquilidad que te puede dar esta LEB PLATA que está increíblemente igualada. Hay que seguir navegando en estas turbias aguas con el aplomo de las dos últimas victorias para que esa tranquilidad sea real.

Al finalizar el encuentro nuestro equipo entregó un balón a Maria Viñas, una de nuestras minis. Se lo ganó en el concurso promovido por GLOBALCAJA en las rede sociales. María recibió de mano del capitán Gregorio Adón un balón firmado por sus estrellas, que también son las nuestras, los jugadores de nuestro equipo.

María Viñas con su balón. Se lo entregó su equipo preferido, el nuestro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *